Aniversario en China: Tres años de la ley sobre Libre Competencia

Hace pocos días se cumplieron tres años de la entrada en vigencia de la Ley Antimonopolios de la República Popular China (RPC).  Más allá de su indiscutible y prominente rol en la economía global, la RPC no tenía una ley general de protección de la Libre Competencia, que asumiera los efectos que las reformas iniciadas por Deng XiaoPing habían generado, no sólo a nivel del mercado interno, sino que en las relaciones de agentes extranjeros con  el gigante asiático. Los pasos iniciales para esta ley de Libre Competencia se dieron en 1993, cuando una comisión de expertos fue elegida para desarrollar una versión preliminar. Aunque numerosos cuerpos legales se refirieron indirectamente a la materia, el ímpetu decisivo se marcó en el año 2001 cuando la RPC ingresó a la Organización Mundial de Comercio, y el Comité Permanente del Pueblo accedió a analizar la implementación de un texto único y sistemático sobre Libre Competencia, cumpliendo así con los requisitos que establecía esa pertenencia a la OMC. Luego de una extensa tramitación,  la Ley Antimonopolios de la RPC entró en vigencia el 1 de Agosto de 2008, estableciendo 5 objetivos básicos: 1)Prevenir y prohibir conductas monopólicas; 2) proteger  la competencia leal en los mercados; 3) promover la eficiencia en el desarrollo de actividades económicas; 4) resguardar los intereses de los consumidores y la fe pública  y; 5) promover una economía socialista de mercado beneficiosa.  Poco después de su entrada en vigencia, el Consejo de Estado  y el Ministerio de Comercio procedieron a dictar normas complementarias, referidas a operaciones de fusiones y adquisiciones de empresas, que permitiera establecer los procedimientos de actuación reciproca, tanto para agentes nacionales y extranjeros, en este nuevo escenario. Desde esa aplicación inicial, interesantes casos han sido resueltos conforme a esa regulación, teniendo por actores principales a grandes compañías como Anheuser Busch, en el creciente mercado de cervezas; Coca Cola, con una fallida compra de Huiyuan, una importante productora de bebidas gaseosas, y que fue la primera operación merger no autorizada por el sistema; y Mitsubishi Rayon,  respecto de la adquisición de una compañía productora de un polímero necesario para la fabricación de cristales acrílicos.  Estudios recientes revelan que las autoridades de Libre Competencia de la RPC han sintonizado sus decisiones de control en forma coherente con las prácticas internacionales sobre la materia, aún cuando se plantea como desafío una más detallada definición de análisis de mercados relevantes, y la optimización de niveles de transparencia en la tramitación de los procesos investigativos. Estos tres años de vigencia del régimen antimonopolio de RPC han sido de gran interés para los analistas y no cabe duda que los años que vendrán traerán importantes desafíos en la práctica de esta área.  Así, la observancia de mejores estándares de análisis, procedimientos y transparencia supondrán, sin duda alguna, mejores incentivos para la inversión e interesantes operaciones corporativas en la RPC.

Críspulo Marmolejo G.
Profesor
Escuela de Derecho
Universidad de Valparaíso
Avenida Errázuriz 2120
Fono (56) (32) 2507000 – e mail: crispulo.marmolejo@uv.cl
Valparaiso – Chile
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s